Adaptándose a los síntomas de la menopausia

La menopausia no es una enfermedad. Es una condición normal y natural. Sin embargo, al igual que otros momentos de transición en la vida (la adolescencia por ejemplo), la menopausia puede causar angustia e incomodidad. La experiencia de cada mujer es diferente pero los vaporones y la resequedad vaginal son los síntomas que más molestan a la mayoría de las mujeres.

Estos síntomas de la menopausia se originan debido a cambios en los niveles de estrógeno dentro del cuerpo. La terapia de reemplazo hormonal generalmente es la solución más efectiva. Desafortunadamente, esta terapia no es la más confiable. Recientemente, se suspendieron dos estudios investigativos que formaban parte de la Iniciativa de Salud para la Mujer y que patrocinaron los Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU., cuando se comprobó que los riesgos a que estaban expuestas las mujeres quienes fueron sujetas a los estudios era significativamente mayor que los beneficios de una terapia de reemplazo hormonal - combinaciones de estrógeno/progestina y de estrógeno solamente.

Hable con su médico si piensa que usted está manifestando problemas relacionados con la menopausia. Si usted decide someterse a una terapia de reemplazo hormonal, el enfoque más confiable es el de utilizar la menor dosis efectiva de estrógeno durante un corto período de tiempo.

Existen muchas alternativas para las mujeres quienes deciden no someterse al tratamiento de reemplazo hormonal. Los cambios en el estilo de vida, los tratamientos con y sin receta médica pueden ayudar a la mayoría de las mujeres a sobrepasar el período de la perimenopausia (el período de transición que dura hasta seis años) y llegar hasta una vida posmenopáusica sana y satisfactoria.

Para los vaporones:

Cambios en el estilo de vida:

  • Reduzca o elimine las bebidas que contengan cafeína y las bebidas alcohólicas.

  • Evite alimentos y bebidas que le produzcan vaporones. Las bebidas calientes y los alimentos picantes comúnmente provocan vaporones.

  • Vístase con ropa holgada. Vístase con ropa en capas para que pueda quitarse las capas durante los vaporones.

  • Vístase con ropa de material que absorba la humedad y que se seque rápidamente.

  • Rocíe agua fría sobre su cara, tómese una ducha fría, o deje correr agua fría sobre sus manos en el momento en que aparecen los signos de los vaporones.

  • Utilice una técnica de relajación. Intente hacer lo siguiente cuando sienta que va a experimentar un cambio en la temperatura del cuerpo: Respire profundamente e imagínese que el calor escapa a través de sus manos y pies o imagine que usted se encuentra en un lugar fresco. Respire desde su estómago disminuyendo la respiración a seis o siete respiraciones por minuto. Si usted puede acomodarlo a su horario, practique una técnica de relajación - respiración profunda o meditación - entre 15 a 20 minutos cada día para ayudarle a reducir el estrés.

  • Practique ejercicios en forma regular. Las investigaciones sugieren que las mujeres quienes se mantienen activas experimentan menos problemas con los vaporones.

  • Mantenga disponible siempre una bebida fría, especialmente al costado de su cama.

  • Mantenga la temperatura del cuarto fresca, de ser posible. Ajuste el termostato a 70 grados durante el día y a 64 grados durante la noche.

Tratamientos sin receta médica:

  • Trate de alimentarse con leche de soja, tofu, semilla de soja, nuez de soja (edamame), y tempe. Existe evidencia de que 20-40 gramos de proteína de soya diarios pueden reducir los vaporones. Es recomendable ingerir de dos a cuatro porciones diarias. Evite tomar suplementos que contengan soya, no existe evidencia de que estos sean efectivos.

  • La Cimicifuga Racemosa (Black cohosh) es el mejor remedio herbario conocido. En estudios clínicos, las mujeres reportaron reducciones en el cambio de la temperatura de sus cuerpos con una dosis de 40 mg dos veces por día luego de un período de 8 a 12 semanas. A pesar de que la Cimicifuga Racemosa se encuentra disponible en muchas formas incluyendo té y tabletas, la mejor opción es el Remifemin, una fórmula alemana lanzada al mercado de los EE.UU. como un suplemento dietético. El Remifemin es el producto que más ha sido utilizado en los estudios investigativos. Una palabra de precaución: los estudios recientes sugieren que las mujeres quienes se encuentran en las primeras etapas de cáncer de las mamas y las mujeres quienes se encuentran en riesgo debido a enfermedad del hígado no deben utilizar la Cimicifuga Racemosa. Hable con su médico si cualquiera de estos casos le preocupa.

  • A pesar de que algunas mujeres aseguran y están convencidas de la efectividad de una variedad de hierbas y suplementos, incluyendo el aceite de prímula, Angélica sinensis (Dong Quai), hipericina (St. John's Word), ñame silvestre (wild yam) y la vitamina E; no existe evidencia médica de que ninguna de ellas ayuden a reducir los vaporones u otros síntomas de la menopausia.

Tratamientos con receta médica:

  • Algunos estudios muestran que los antidepresivos, tales como la fluoxetina (Prozac) y el Effexor (Venlafaxina) ayudan a reducir los vaporones hasta un 60%.

  • La Clonidina, una medicina utilizada para controlar la hipertensión se encuentra disponible en parches y puede ayudar a reducir los vaporones.

Para la resequedad vaginal:

  • Los lubricantes vaginales no hormonales contribuyen a facilitar el coito. Los lubricantes a base de agua, tales como el lubricante personal "K-Y Personal Lubricant", "Astroglide", "Lubrin" o "Moist Again" se pueden obtener sin receta médica en las farmacias.

  • Comuníquese con su pareja. La conexión emocional es una parte esencial de la satisfacción sexual.

  • Los tratamientos de baja dosis de estrógeno se encuentran disponibles bajo receta médica en dos formas. El "Estring" es un aro plástico que contiene estrógeno y que se inserta profundamente dentro de la vagina, donde la mayoría de las mujeres no sienten su presencia y libera estrógeno durante tres meses. El "Vagifem", es una pastilla de baja dosis de estrógeno que se inserta dentro de la vagina dos veces a la semana.

  • Para la irritación y quemazón vaginal que no se limita a aquella que ocurre durante el acto sexual, los humectantes vaginales, tales como "Replens" o "K-Y Long-Lasting Vaginal Moisturizer" (disponibles sin receta médica) pueden ser útiles. Escoja solamente aquellos productos que han sido diseñados específicamente para el uso vaginal. Las lociones que contienen alcohol y perfumes pueden irritar el tejido vaginal. Los productos elaborados a base de aceites, tales como la vaselina y el aceite de bebé pueden irritar el tejido vaginal, dañar los condones y diafragmas y adherirse al tejido vaginal, aumentando el riesgo de infecciones.

  • Las pastillas antihistamínicas contra las alergias tienen un efecto secante en todas las membranas mucosas. Evite tomarse baños de espuma frecuentes, estos también pueden resecar el tejido vaginal.

El objetivo de este documento es proporcionar información sobre la salud para que usted esté mejor informado. No debe interpretarse como un sustituto de las recomendaciones del médico. La información contenida en este documento no deberá utilizarse con el propósito de realizar tratamientos para condiciones médicas específicas.

© 2014 The General Hospital Corporation.

 Primary Care Operations Improvement Site prepared by the MGH Laboratory of Computer Science